Cerrar

¿A dónde irías? Si quisieras practicar turismo ecológico.

Una alternativa para dar a conocer a los pueblos de interior es a través de un estudio de Greenpace, que está apostando por los pueblos sostenibles, Greenpace ha elaborado un listado de los 10 pueblos más sostenibles de España y en Castelló tenemos uno Torralba del Pinar, un pequeño municipio situado en la comarca del Alto Mijares, muy cerca de la provincia de Teruel.

Dentro de su campaña ·#HablaRural, Greenpace ha analizado los municipios que en su superficie apenas emiten gases de efecto invernadero y contienen ecosistemas naturales que actúan como sumideros de carbono.

El estudio ha examinado a todos los municipios de España, y ha escogido a diez pueblos que se caracterizan por presentar extensas áreas de bosques, pastos para el ganado en más del 50% de su término municipal y pequeñas tierras de cultivo.

Los diez pueblos escogidos son los siguientes: Canejan (LLeída), Riocavado de la Sierra (Burgos), Valverde de los Arroyos (Guadalajara), Navaescurial (Ávila), Gistain (Huesca), San Roque de Riomera (Cantabria), Rábanos (Burgos), Viniegra de Arriba (La Rioja), Valsalobre (Cuenca) y Torralba del Pinar (Castelló).

Estos pueblos, como el resto de la España rural, albergan los ecosistemas y los servicios imprescindibles que proporcionan a toda la sociedad, como la mitigación del cambio climático por su función de sumidero de carbono atmosférico. También albergan importantes superficies de pastos, sustento de la ganadería extensiva, y pequeñas superficies de cultivos con vegetación en las lindes que contribuyen a mitigar el cambio climático, conservar la biodiversidad y producir alimentos.

Alguno de estos pueblos está enclavado en parajes reconocidos como parques nacionales.

Es interesante que se den a conocer los pueblos de España, es una manera de dar visibilidad a esos pueblos que necesitan volver a ser repoblados y estar en la mente de todos y que no se queden en el olvido, para ello también se puede integrar, en la dinamización rural, la perspectiva ecológica, incentivando los modos de vida sostenibles adaptados al entorno.

Según la organización ecologista, el desarrollo rural debe contribuir a una transición ecológica de la economía, incluyendo la dinamización del sector primario mediante prácticas agroecológicas y el aprovechamiento forestal sostenible.

Las zonas rurales, por término medio, contribuyen un 34% menos al cambio climático y hasta 20 veces más a la conservación de la biodiversidad que las ciudades, según las cuentas de la ONG.

S/V
955 visitas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.
Al continuar con la navegación consideramos que aceptas su uso y nuestra política de cookies.

Aceptar